En 1989 se publicó Amora, de Rosamaría Roffiel, la primera novela lésbica feminista mexicana, con el sello de la editorial Planeta. La obra alcanzó el tercer lugar en ventas ese año, sólo superada por El general en su laberinto y Como agua para chocolate, según registró el crítico Antonio Marquet.

La novela narra la relación amorosa entre Guadalupe y Claudia, el título hace referencia a la forma cariñosa “Amora”, como llama Claudia a la protagonista y narradora. Guadalupe trabaja en el Grupo de Ayuda a Personas Violadas (GRAPAV) y milita en el movimiento feminista, por lo que la historia tiene un marcado sentido de sororidad y reciprocidad entre las mujeres, desde una perspectiva lesbofeminista. La narración sucede en distintos lugares de la Ciudad de México, lo que propone la ciudadanía de las lesbianas en el espacio público, a partir de la visibilidad. La sexualidad lésbica es narrada en escenas de deseo desbordado propio de las diosas. Amora tiene resonancias autobiográficas de la propia Rosamaría Roffiel.

Fuente: INEHRM