Con las reformas aprobadas al Código Penal y Código Civil del Estado de Tlaxcala y del Estado de Zacatecas, la diputación de ambas entidades logró tipificar los crímenes de odio, permitiendo fortalecer el marco jurídico de protección a las víctimas de estos delitos.

La legislatura de Tlaxcala agregó la fracción XI al artículo 239 del Código Penal, para establecer que existe odio cuando: “el sujeto activo lo comete por prejuicio, por uno o más de los siguientes motivos: el origen étnico o nacional, el color de la piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, de salud o jurídica, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma o los antecedentes penales de la víctima”.

Fotografía: Zacatecas online

Mientras que, de acuerdo con la iniciativa presentada por la diputada de Zacatecas, Navidad Rayas Ochoa, que fue avalada por sus compañeros, se realizan reformas y adiciones al artículo 301 del Código Penal de la entidad, que contiene las reglas para que los tipos penales de homicidio y lesiones sean considerados delitos calificados, en caso de odio por la condición de la persona.

Se considera así cuando el sujeto activo lo comete por la condición social o económica; vinculación, pertenencia o relación con un grupo social definido; origen étnico o social; la nacionalidad o lugar de origen.

También se considera cuando se actúa por el color o cualquier otra característica genética; sexo; lengua; género; religión; edad; opiniones; discapacidad; condiciones de salud; apariencia física; orientación sexual; identidad de género; estado civil; ocupación o actividad de la víctima.

La aprobación de esta iniciativa presentada desde septiembre de 2019 impacta directamente en los artículos 289 y 299 del Código Penal de la entidad, aumentando de una a 2 terceras partes del mínimo y máximo de la sanción.

A su vez, a quien prive de la vida a una persona por motivaciones de odio, se le podrán imponer de 20 a 40 años de prisión.

Fuente: e-tlaxcala, Zacatecas online