En la Cumbre de Bruselas, 17 países de la Unión Europea (UE) condenaron la reciente ley aprobada por el Parlamento húngaro e impulsada por el primer ministro, Viktor Orbán, la cual prohíbe la difusión de contenido LGBTTTI+ en programas educativos y shows de televisión, al calificarla como "una vergüenza", además de advertir que dicho proyecto va contra lo dispuesto en la normativas que buscan prevenir, atender, sancionar y erradicar la discriminación y la violencia hacia la población LGBTTTI+; Hungría solo ha sido apoyado por Polonia.

Fotografía: Cadena SER
Viktor Orbán. Fotografía: El Intra America News

La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, el mandatario español, Pedro Sánchez, el primer ministro italiano, Mario Draghi, fueron parte de las y los 17 jefas y jefes de Estado que se lanzaron contra Orbán, incluso el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, aseguró que "Hungría ya no tiene cabida en la UE", en tanto que Xavier Bettel, primer ministro de Luxemburgo, abiertamente gay, enfatizó que "ser gay no es una elección, pero ser intolerante sí lo es". "Lo he dicho antes: creo en una Unión Europea donde eres libre de ser quien eres y amar a quien quieras. Creo en una Europa que abraza la diversidad. Utilizaré todos los poderes de la Comisión para garantizar que se garanticen los derechos de toda la ciudadanía de la UE. Quienes sean y dondequiera que vivan dentro de la Unión Europea", remató la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Ursula von der Leyen. Fotografía: Libre Mercado

Fuentes: El País, Huffpost, Diario de León.