A través de un vídeo publicado en su cuenta de Facebook, Jorge Aldana, quien tiene el blog "Señora-Vato", denunció que en la madrugada del pasado 26 de junio, fue agredido físicamente por parte de Karissia Castillo, quien trabaja dando show travestí en el bar "El Coktelito / CLUB 41", ubicado en la colonia Centro de Puebla.

Jorge Aldana

De acuerdo con el relato, Jorge se encontraba con unos amigos, cuando Karissia comenzó a descalificar las protestas feministas, por medio de ridiculizaciones y desvalorizaciones de las de las causas que persiguen, por lo que decidió responder a sus dichos, al considerar que sus opiniones se encontraban "fuera de lugar", además de subrayar que discursos de ese tipo no deben ser permitidos en ningún momento. Posterior a ello, Karissia se bajó del escenario para insultarle y abofetearle.

Jorge señala que aunque ocurrió esa agresión y solicitó que la gerencia del lugar le atendiera, el personal se limitó a asegurar que no volviera ocurrir un acto de esa naturaleza, aunque minutos después la artista volvió a salir, como si nada hubiera ocurrido, por lo que la víctima decidió llamar a una patrulla, quien llegó después, pero una vez ahí le explicaron que no podrían entrar al bar ni hacer nada, con el argumento de que para detener a la persona denunciada, ésta tendría que salir por sí sola del establecimiento y solo podrían actuar, en caso de que los hechos fueran "in fraganti".

Foursquare

Días después, y ante la insistencia de Jorge, porque el lugar se hiciera responsable de lo ocurrido, la gerencia del "Coktelito" le contactó para mantener el diálogo y garantizar que no vuelvan a repetirse hechos como éste. Por su parte, "Señora-Vato" ha subrayado que no busca que Karissia sea despedida, sino que las personas, especialmente dueñas de establecimientos a los que acuden las personas LGBTTTI+, garanticen condiciones de seguridad para su clientela, especialmente porque muchas de ellas acuden ahí, para evitar la violencia o discriminación que pueden suceder en otros lugares.

Homosensual

Fuente: Jorge Aldana