Este lunes, las autoridades rusas calificaron a la organización LGBT-Set, encargada de la defensa de los derechos de personas LGBTTTI+ del país, como “agente extranjero”.

Fotografía: Human Rights Watch

La organización fue fundada en 2006 y, actualmente, opera en varias regiones del país. Las autoridades rusas la han incluido en el registro de “agentes extranjeros” del Ministerio de Justicia, donde se encuentran ONG´s, medios de comunicación, activistas, abogados y periodistas. Esta clasificación obliga a las organizaciones a publicitar esta condición en todas sus publicaciones, así como a cumplir con procesos administrativos tediosos.

Fuente: El universo