El presidente de Estados Unidos firmó el pasado 1 de junio una proclamación para conmemorar de manera oficial el mes del Orgullo, como una manera de reconocer la lucha histórica de activistas LGBTTTI+ desde los disturbios de Stonewall, el 28 de junio de 1969, así como de refrendar el compromiso de su administración para reconocer y proteger los derechos humanos de todas las personas, sin importar su orientación sexual, expresión o identidad de género. Sin embargo, Biden admitió que los esfuerzos aún no son suficientes, subrayando que uno de los pendientes de su gobierno es la aprobación de la Ley de Igualdad LGBTQ, la cual ha sido aprobada en la Cámara de Representantes, pero congelada en el Senado.

Fotografía: Primicias 24, Reacción Informativa, Travel Leisure, USA Today.
"Este mes del orgullo, reconocemos las valiosas contribuciones de las personas LGBTQ + en todo Estados Unidos y reafirmamos nuestro compromiso de solidarizarnos con los estadounidenses LGBTQ + en su lucha continua contra la discriminación y la injusticia. A pesar de todo nuestro progreso, hay muchos estados en los que las personas LGBTQ + aún carecen de protección para los derechos fundamentales y la dignidad en hospitales, escuelas, establecimientos públicos y otros espacios. Nuestra nación continúa siendo testigo de un trágico aumento de la violencia contra las mujeres trans afrodescendientes. No descansaré hasta que finalmente se logre y se codifique como ley la plena igualdad para los estadounidenses LGBTQ +. Es por eso que sigo pidiendo al Congreso que apruebe la Ley de Igualdad, que garantizará la protección de los derechos civiles para las personas y familias LGBTQ + en todo nuestro país", expresó el mandatario a través de un comunicado de prensa.
Fotografía: Primicias 24, Reacción Informativa, Travel Leisure, USA Today.

Fuente: The White House.