Miles de personas se reunieron el pasado 15 de mayo en una de las plazas más grandes de Roma debido al retraso en la aprobación de la primera ley de Italia sobre protección a la población LGBTTTI+ en caso de delitos de odio. La ley recibió el visto bueno de la comisión de justicia del Senado, pero aún no se fija una fecha para su debate en la Cámara Alta, por lo que activistas de derechos humanos han advertido que políticos de extrema derecha continúen retrasando su aval.

Fotografía: The Guardian, CBC, The Irish Times, Il Bo Live.

La asociación civil romana. Circolo Mario Mieli, que ofrece apoyo psicológico y servicios de ayuda en línea para las víctimas de delitos de odio, expuso en entrevista a Euro News que sus voluntarias y voluntarios atienden un promedio de 60 llamadas de ayuda a la semana, como una forma de enfatizar la urgente necesidad de que dicha ley sea publicada, a fin de contar con un marco jurídico que les proteja. "No podemos cogernos de la mano en público. Vivir en un lugar donde no hay una ley que nos defienda es una pesadilla. Queremos ser libres para vivir como lo hacen otras personas, sin sentirnos constantemente ansiosas y asustadas todo el tiempo", declaró una de las manifestantes durante la protesta.

Fotografía: The Guardian, CBC, The Irish Times, Il Bo Live.

Fuente: Euro News.